César Rengifo y el arte como pasión por lo autóctono y lo social