II BIENAL ANTONIO CRESPO MELÉNDEZ MOSTRÓ EL ALMA DEL PUEBLO CAROREÑO