Campaña Nacional de Promoción de la Lectura

El Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, a través del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, con la finalidad de seguir construyendo una sociedad más igualitaria y justa, sustentada en un Estado Social y Democrático, de Derecho y de Justicia, aúna esfuerzos institucionales para la reorientación y consolidación de una Campaña Nacional de Promoción de la Lectura, que llegue             a            todos   los sectores y regiones del país.

  Los dieciséis años de Revolución Bolivariana en Venezuela, han producido cambios profundos en  nuestra sociedad. En el ámbito cultural, estos cambios los podemos sintetizar en ocho logros medulares:

  • Valoración, recuperación y divulgación de nuestra historia y memoria, basado en una política que amplía la difusión de la historia y reivindica el protagonismo popular.
  • Reconocimiento y vivencia de nuestra diversidad cultural, sustentado en la Carta Magna del año 1999, que nos reconoce como pueblo multiétnico y pluricultural.
  • Inclusión y valoración de nuestros cultoras y cultores, a través de distintas acciones sistemáticas y sostenidas.
  • Fortalecimiento, desconcentración y democratización de la acción cultural del Estado, a través de la creación de una nueva institucionalidad cultural.
  • Un pueblo que toma la palabra, estudia y debate. Logro sustentado en la apertura de nuevos espacios para la creación, formación, participación y protagonismo del pueblo: radios, prensa escrita, sistema de revistas culturales, entre otras.
  • Venezuela, pueblo lector. La construcción de un sistema editorial integrado (editoriales, imprenta, distribuidora, librerías y bodegas culturales), ha permitido elevar el número de lectores y lectoras en el país, hecho certificado a partir del desarrollo del Estudio del Comportamiento Lector, Acceso al Libro y la lectura en Venezuela, 2011-2012. Los resultados demuestran que el 82,5% de la población es lectora de cualquier tipo de material y el 50,2% lee libros.
  • Desarrollo y consolidación de la industria del Cine Nacional. En este período se ha impulsado la industria cinematográfica de corto y largometraje y el cine comunitario, a través del apoyo financiero a los creadores.
  • Insurgencia de nuevas generaciones de creadores y creadoras. Se ha fortalecido un movimiento cultural de jóvenes exponentes de la diversidad artística y creativa de los venezolanos y venezolanas, provenientes de los distintos sectores y espacios de nuestra sociedad.

  • Una campaña de gestión integral y corresponsable. La lectura es un ámbito de actuación de organismos públicos, poder popular, familia, editoriales, librerías, escuelas, bibliotecas, colectivos culturales e iniciativas individuales que se integran a la tarea de promocionarla en tanto derecho cultural del pueblo venezolano, consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
  • Una campaña incluyente: todas y todos leemos. Se considera tanto la diversidad de contextos sociales y culturales, espacios convencionales y no convencionales y las variables sociodemográficas: grupos de edad, sexo, población y estratos sociales. De igual modo contempla las demandas relacionadas con gustos y necesidades que favorecen el contacto de lectores y lectoras actuales y potenciales para el disfrute del libro como bien espiritual.
  • El acceso al libro y a la lectura como sistema: para que exista la posibilidad de acceder a la lectura, el plan busca generar las condiciones para que tal acceso ocurra: bibliodiversidad, textualización de los espacios; infraestructura física, incremento de salas de lectura y espacios de comercialización del libro; elaboración de contenidos e incorporación de nuevas tecnologías (libros electrónicos, digitales, audioy viedeo libros, textos por internet), construcción de nuevos referentes literarios en el imaginario colectivo y la profundización del conocimiento de los autores y autoras venezolanos y latinoamericanos.

La Campaña persigue el fomento de la lectura y escritura como un derecho cultural, al facilitar a la población el acceso equitativo a la información, el conocimiento y el disfrute a través de los libros. Es una renovada acción para seguir divulgando, difundiendo y profundizando las ideas fundamentales de El Libertador Simón Bolívar y el maestro Simón Rodríguez, sumado también, el pensamiento del Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa. Sus planteamientos constituyen elementos ideológicos que convocan a la participación y el compromiso de todas las instituciones involucradas en el proceso educativo hacia la formación integral del nuevo(a) ciudadano(a) que visiona el Plan de la Patria 2013-2019 del Gobierno Bolivariano de Venezuela.

En este orden de ideas, Bolívar expresa la importancia del hecho educacional y se refería a ello, para aconsejar y enfatizar sobre su práctica en los ciudadanos:

“La educación popular debe ser del cuidado primogénito del amor fraternal del Congreso“. Simón Bolívar (Congreso de Angostura, Decreto del 20 de junio de 1820).

Acerca de la lectura y la sociedad, el maestro Simón Rodríguez afirma que:

“La América debe considerar hoy la lectura de las obras didácticas (especialmente las que tratan de la sociedad) como uno de sus principales deberes”.

Luis Beltrán Prieto Figueroa, “Maestro de América”, en cuanto al acto de leer, opinaba que el acercamiento a los libros proporciona múltiples sensaciones y experiencias que logran en el lector actitudes y cambios que trascienden su cotidianidad. Esa relación, estrecho vínculo entre el texto y el lector, es lo que el Maestro Luis Beltrán Prieto Figueroa, ha llamado “La magia de los libros.”.

En el contexto internacional, son muchos los teóricos y expertos que han disertado sobre la materia, como es el caso de Daniel Goldin (editor y promotor mexicano), quién advierte sobre el esclarecedor libro para la formación de lectores: La experiencia de la lectura , del español Jorge Larrosa:

“ese libro es una invitación a leer y a pensar y experimentar la lectura. Y leer aquí quiere decir también escribir, … Leer es en suma, activar el potencial de un enorme reservorio de emociones, ideas, vivencias que es la cultura escrita y, a partir de un ejercicio de atención e inteligencia, prolongarlo, fertilizarlo”

citado por Juan Domingo Arguelles. (Pág. g,231)

Para algunos estudiosos, la lectura es concebida como derecho humano, esta se asume en su contenido político, entendiendo que leer y escribir son prácticas que ayudan a las personas a construir tanto su individualidad como su sociabilización, es decir, a construir el mundo con responsabilidad y solidaridad. Para Paulo Freire (2008), la lectura implica siempre una percepción crítica, interpretación y reescritura de lo leído.

Muchos de los teóricos, han destacado la importancia de considerar el derecho a la lectura, ligado íntimamente al derecho de la educación en la legislaciones de los Estados nacionales, ello con la finalidad de viabilizar de forma efectiva las políticas públicas relacionadas al fomento y promoción de la lectura. Así al interrogar a algunos especialistas sobre el por qué la lectura es un derecho, afirmaron que:

“…Creo que la lectura y la escritura enriquecen nuestra condición de seres humanos cuando nos ayudan a pensar, a intervenir, a cuestionar, a vernos a nosotros y al mundo de otra manera, a tomar distancia frente al mundo”.

Silvia Castrillón, bibliotecóloga e investigadora colombiana.

Por su parte, Isabel Aguirre, promotora del libro y presidenta de la Asociación Mexicana de Promotores de Lectura, A. C, afirma que:

“leer y escribir es hoy casi una condición de supervivencia; por ello, la lectura debe ser considerada un derecho fundamental, como lo son la salud y la educación”.

Elsa Margarita Ramírez Leyva, investigadora de la UNAM (México), advierte que:

“El “derecho a la lectura” (aun sin reconocimiento formal) es un derecho cuyas raíces están en la alfabetización, y sin embargo se puede ser alfabetizado y, al mismo tiempo, analfabeto funcional, lo cual limita cuando no vulnera el derecho a la educación. De ahí que sea importante que los gobiernos y los Estados asuman su deber de dar reconocimiento a un derecho que es indispensable garantizar por igual todas las personas”.

Objetivo general

La Campaña Nacional de Promoción de la Lectura persigue incentivar la lectura y la escritura en los ciudadanos y ciudadanas de la República, para contribuir en el desarrollo del conocimiento sobre lo desconocido, la creatividad e inventiva y el pensamiento crítico, que incida favorablemente en elevar sus condiciones intelectuales, económicas, sociales y culturales.

Objetivos específicos

  • Consolidar la condición lectora del pueblo venezolano al elevar los índices de lectura en todos los estratos de la población.
  • Aplicar estrategias específicas y diferenciadas de promoción de lectura y la literatura, que respondan a la diversidad de contextos, de géneros, de condición social, tanto en espacios convencionales como no convencionales, a través de una coordinación interinstitucional y en vinculación sostenida con el poder popular.
  • Fortalecer la red de bibliotecas públicas y salas de lecturas comunales a través de la dotación y adecuación de materiales y equipos.
  • Desarrollar líneas editoriales y de contenido que permitan abordar la
    diversidad de géneros y temáticas de la literatura para satisfacer los
    gustos y preferencias de los distintos grupos poblacionales.

SITUACIÓN ACTUAL

Actualmente el 82,5% de la población venezolana lee cualquier tipo de publicación.

El 50,20 % de la población venezolana es lectora de libros.

Los estratos III, IV y V concentran el mayor número de población y representan los principales sectores de acción del Estado.

Actualmente existe una bajo uso de nuevas tecnologías en la producción editorial pública venezolana.

La lectura ocupa el 4to lugar en el uso del tiempo libre.

Anualmente se le leen entre 2 y 4 libros per cápita al año.

El 20% de la población venezolana realiza consultas en bibliotecas.

METAS DE LA CNPL

Alcanzar un 93 % de prácticas lectoras en la población, con énfasis en los estratos III, IV y V., en periodo de 6 años.

Incrementar al 60% la práctica lectora de libros en la población en un periodo de 6 años.

Incrementar en un 10% el número de lectores en los estratos III, IV y V.

Alcanzar un 25% de ediciones del sector público en soporte electrónico y digital en relación con las publicaciones impresas.

Posicionar la lectura en el segundo lugar en el uso del tiempo libre o de ocio, en los próximos 6 años.

Alcanzar un promedio de 6 libros leídos al año.

Lograr un 40% de visitas de usuarios a las bibliotecas y salas de lectura como espacios idóneos para el acceso al libro.

Desarrollo e impulso editorial

  • Consolidación de una arquitectura institucional para garantizar los derechos culturales en materia de libro y lectura. Es necesario sostener el trabajo de editoriales como El perro y la rana, Monte Ávila Editores Latinamerticana, C.A. Fundación Biblioteca Ayacucho, el Sistema Nacional de Imprentas Regionales, la Distribuidora Venezolana del Libro y la Imprenta de la Cultura, así como las editoriales institucionales. Fortalecimiento de la Red de Librerías del Sur y diversificación en el territorio de las bodegas culturales.
  • Fortalecimiento del libro a través del desarrollo de líneas editoriales y contenidos de publicaciones de textos literarios y educativos.
  • Dotación de bibliotecas escolares y publicas.
  • Producción de libros digitales y audiolibros, videos educativos.
  • Producción de afiches para escuelas y espacios públicos.

Programas de fomento a la lectura

Profundización de la promoción de la lectura en espacios comunitarios, a partir de la interacción con personas y pequeños grupos lectores, quienes, desde su experiencia contagiarán el gusto y el placer de leer. La idea es activar la lectura en diferentes espacios sociales tales como comunas, bibliotecas públicas, librerías, hospitales, centro de reclusión, ancianatos, entre otros; para esta fase, contaremos con voluntariados y con los mediadores de lecturas como bibliotecarios y maestros. Formación de promotores de lectura con énfasis en docentes y bibliotecarios.

Fortalecimiento de las Ferias Nacionales del Libro

Desde hace nueve años, la renovada Feria Internacional del Libro de Venezuela, la fiesta del libro y la lectura, se ha convertido en un espacio por excelencia de promoción del libro, la lectura, la literatura y los autores creadores. En este espacio confluyen creadores, artistas funcionarios gubernamentales, estudiantes y público general, quienes acuden a participar en las diversas actividades programadas con un alto sentido de sensibilidad, emotividad, creatividad, espiritualidad y respeto. Esta fiesta, cada año se ha ido expandiendo en el territorio, hoy día la Feria se desarrolla en las 24 entidades. Esa evolución responde a las nuevas exigencias que surgieron como consecuencia de la nueva política cultural emprendida por el Gobierno Revolucionario, que ha generado cambios fundamentales en el perfil de Venezuela como país de lectoras y lectores.

Programa dirigido al fomento de la lectura en la población infantil y juvenil

El desarrollo del sentido estético, la inventiva, la imaginación, la creatividad, la sensibilidad y el espíritu crítico en nuestras niñas y niños nos exige apoyo y fomento de la literatura infantil. La Campaña Nacional de Promoción de la Lectura exige incentivar la producción literaria a través de diversas vías; los concursos de creación y edición para la literatura infantil, son relevantes en esta fase. Actualización docente para desarrollar módulos de formación que diversifiquen las posibilidades de estimular la lectura en los niños y jóvenes desde la escuela y la comunidad.

Encuentro con escritoras y escritores

Generar espacios de acercamiento de los autores y su obra con las diversas comunidades, con el fin de valorar la riqueza estética de la literatura, la sensibilidad de los creadores y la importancia de que la población se apropie de diversos lenguajes y propuestas literarias. Desarrollar tertulias, recitales, conversatorios y maratones de lectura.

La Lectura en la calle

La idea es activar la lectura en voz alta en diferentes espacios sociales tales como plazas, librerías, hospitales, servicios de transporte urbano, sistema metro y cable tren. Para desarrolar estas actividades contamos con los y las activadoras de Misión Cultura Corazón Adentro, promotores culturales formados por medio del sistema de educación universitaria desarrollado por la Revolución Bolívariana. Adicionalmente, se incorporarán promotores de lecturas y voluntarios.

La lectura en los Nuevos Urbanismos

El compromiso del Estado venezolano no culmina con la asignación y equipamiento de viviendas a las familias beneficiadas, es compromiso nuestro garantizar una calidad de vida a los ciudadanos y ciudadanas y motivar para el aprovechamiento del tiempo libre en actividades y acciones orientadas para el desarrollo social y cultural. Para ello, se ejecutan un ciclo de talleres y actividades literarias dirigidas a estimular el afecto y la valoración por la lectura, la escritura, la difusión y promoción de los escritores y escritoras venezolanas, latinoamericanas y universales, haciendo énfasis en los géneros poético, dramático y narrativo, a la vez, estas actividades apoyan la formación de promotores capaces de impulsar la creación de entornos favorables a la promoción del libro y la lectura.

Fomento a la lectura en contexto de los Pueblos Indígenas

El Instituto Autónomo Centro Nacional del Libro, ha establecido vínculos directos con las instituciones que día a día impulsan el desarrollo de políticas públicas en el seno de las comunidades y pueblos indígenas del país con la finalidad de establecer acuerdos para la formulación e implementación de un programa de lectura con y para los pueblos indígenas. Desde la perspectiva de la intercultualidad, un programa de promoción de la lectura en este contexto, tiene que tomar en cuenta la oralidad, debido que la comunicación y los procesos de educación en el seno las comunidades se desarrollan a través del uso de palabra. Los pueblos indígenas son de tradición oral, sus saberes ancestrales se trasmiten tradicionalmente por medio de la palabra.

Se evalúa la experiencia de los nichos etnolinguisticos como espacio propicio para iniciar la aproximación al terreno indígena, debido a que se materializan en acciones liderizadas por los ancianos de los pueblos, quienes por medio de la palabra recrean su cultura e idioma, para garantizar su trasmisión a las nuevas generaciones.